Aprende a Dar un Masaje Erótico

Tabla de Contenido

El masaje erótico es la forma perfecta de conectar física y emocionalmente con alguien y demostrarle que te importa.

Amasar y masajear los puntos tensos no sólo alivia el dolor físico, sino que también puede ayudar a la persona que lo recibe a relajarse, ya que se concentra menos en el dolor y el estrés asociado a él.

Un masaje puede ser tan sencillo como acariciar los hombros con las manos, o tan complicado como un largo y prolongado masaje de cuerpo entero con aceites aromáticos.

Decidas lo que decidas, pronto te darás cuenta de los beneficios para tu cuerpo, tu relación y tu vida sexual.

Algunas Técnicas Sencillas que Puedes Utilizar

Independientemente de la parte del cuerpo que estés masajeando, hay algunas técnicas sencillas que se aplican en casi todas partes.

Prepara el Ambiente

Empieza por calentar la habitación: Tu pareja probablemente estará desnuda o al menos semidesnuda, así que para evitar escalofríos, sube la calefacción. La iluminación intensa puede ser una distracción incómoda, así que atenúa las luces o enciende algunas velas.

Siempre Debes Permanecer Cerca de tu Pareja

Cuando des un masaje mutuo a tu amante, intenta que vuestros cuerpos estén lo más cerca posible y mantén siempre el contacto corporal. Esto les mantendrá calientes y evitará que se pregunten «¿dónde se han metido?» a mitad del masaje. Además, te ayudará a sentirte conectado y a aumentar la excitación.

El Toque Inicial

Las primeras caricias deben ser largas, prolongadas y decididas. Desde el punto de vista psicológico, un contacto firme tranquilizará a tu pareja y la hará sentirse segura.

Aprovecha este momento para aplicar el aceite de masaje en su cuerpo y calentar su piel. Tus manos deben estar planas, pero tus dedos deben estar relajados, permitiendo que se abran y sigan los contornos naturales del cuerpo de tu pareja.

Asegúrate de no Causar Dolor

Procura no presionar demasiado ni causar dolor cuando des el masaje y tómate el tiempo necesario para comprobar con tu pareja qué partes le gustan más.

Tu Aliado; las Yemas de los Dedos

El masaje no tiene por qué ser intenso y profundo; de hecho, hacer lo contrario puede resultar relajante y excitante al mismo tiempo. Utiliza las yemas de los dedos para trazar los contornos del cuerpo de tu pareja.

Pasa los dedos por su pelo, roza suavemente su cuello con las yemas de los dedos o sigue las suaves curvas de sus labios con los pulgares. Estos toques suaves darán grandes resultados y te permitirán mover tu tacto de una zona del cuerpo a otra con fluidez.

Amasar con los Pulgares

Presionar, amasar y hacer rodar los pulgares contra el cuerpo es una forma estupenda de trabajar la tensión de los músculos.

Presiona los pulgares contra cualquier parte del cuerpo y aléjalos suavemente, utilizando toda la extensión de los pulgares.

Al mover cada pulgar, uno tras otro, se crea una sensación de rodadura continua que realmente eliminará los nudos y las zonas tensas. Esto funciona especialmente bien en la espalda, los hombros, los pies y los muslos.

En la Intimidad

Si esperas que tu masaje desemboque en algo íntimo, utiliza una loción de masaje que sea segura como lubricante personal y compatible con los preservativos. El aceite no se recomienda como lubricante y no es compatible con los preservativos de látex.

Si quieres recibir un masaje erótico guiado de masajistas profesionales, en Masajes Eróticos Madrid te podemos ayudar a encontrar el placer y la conexión con tu pareja y contigo mismo.

 

Artículos Relacionados

Copyright © 2021 Todos los derechos reservados a Masajes Eróticos Madrid || Diseñado y Desarrollado por Nessi Studio