Lo que sucede cuando alguien es Sexualmente Reprimido

Tabla de Contenido

El deseo sexual, como todos sabemos, es un impulso biológico natural, que puede conducir o no a la masturbación o al coito, y esto, a su vez, puede conducir o no a la liberación genital, también conocida como orgasmo. El reflejo del orgasmo es un aspecto automático del sistema nervioso. Está pre-programado en el cuerpo humano para necesitar la liberación genital de forma regular, cuya frecuencia depende de la edad y la salud de la persona.

Para la mayoría de las personas, la liberación genital es extremadamente placentera. Inunda el cuerpo con hormonas del placer que aportan una sensación de euforia y alegría. Por un momento, la mente se detiene, el sentido del tiempo desaparece y se nos ofrece una visión del cielo. Este estado de pura alegría es una puerta que ofrece la naturaleza, que nos permite experimentar la vida en plenitud y totalidad. A menudo, en estos momentos de éxtasis, sabemos sin lugar a dudas que la vida es simplemente amor.

El deseo sexual, como todos sabemos, es un impulso biológico natural, que puede conducir o no a la masturbación o al coito, y esto puede conducir o no al orgasmo. El reflejo del orgasmo es un aspecto automático del sistema nervioso. Está preprogramado en el cuerpo humano para necesitar orgasmos de forma regular, cuya frecuencia depende de la edad y la salud de la persona.

Para la mayoría de las personas, el orgasmo es extremadamente placentero. Inunda el cuerpo con hormonas del placer, aportando una sensación de euforia y alegría. Por un momento, la mente se detiene, el sentido del tiempo desaparece y se nos ofrece una visión del cielo. Este estado de pura alegría es una puerta que ofrece la naturaleza, que nos permite experimentar la vida en plenitud y totalidad. A menudo, en estos momentos de éxtasis, sabemos sin lugar a dudas que la vida es simplemente amor.

Algunas personas hablan de la trascendencia sexual como algo deseable, cuando es la biología la que decide si los impulsos sexuales se manifiestan o no. Una mente condicionada por ciertas creencias puede inhibir la respuesta sexual, pero no puede controlar el reflejo del orgasmo.

Incluso si una persona no se entrega al sexo, ya sea a través de la masturbación o la unión sexual, aún tendrá sueños en los que la fantasía sexual conducirá al orgasmo. Una manifestación más peligrosa, que surge a través de la represión sexual, es la perversión.

Una persona se vuelve tan torturada por incesantes impulsos sexuales no gratificados que se convierten en violadores o pedófilos.

Y otro aspecto de la sexualidad que prevalece mucho en nuestra sociedad cibernética es impulsado por la mente. Tal persona carece de contacto sexual y también puede carecer de una conexión humana enriquecedora. Él o ella puede carecer del toque humano y solo puede encontrar una satisfacción en la sombra a través del contacto imaginario con personas imaginarias como se ve en la pantalla de la computadora.

Hay otra categoría de sexualidad que es importante comprender: la sexualidad impulsada por las emociones. Esto sucede cuando una persona tiene emociones fuertemente reprimidas, como la ira, el miedo o la tristeza. Las emociones son como el clima, que es muy cambiante, así como las tempestades o desastres naturales, ocurre lo mismo con nuestras emociones. Si están estancadas, buscarán expresarse indirectamente por otros medios.

Una de las formas más comunes que las personas han encontrado para liberar emociones reprimidas es a través de la actividad sexual y el orgasmo. Cuando las personas hacen esto, a menudo no disfrutan realmente del momento. Se trata más de dejar ir el estrés que de una profunda experiencia de éxtasis.

Debido a que la persona no está realmente satisfecha y el ciclo emocional nunca encuentra su verdadera liberación a través de la expresión consciente, hay cada vez más deseo de liberación, y la persona continúa interpretando ese impulso como una necesidad de sexo.

Este es el clima en el que nace la adicción al sexo. En cierto sentido, es similar a la adicción a la comida chatarra. Una persona sigue comiendo más y más comida chatarra porque esa comida parece ofrecer la nutrición que necesita el cuerpo, pero en realidad le roba al cuerpo los nutrientes necesarios. Y debido a que la persona se siente desnutrida, busca cada vez más la comida chatarra, esperando que al tener más encuentre la satisfacción que busca. Se convierte en un círculo vicioso.

 

Artículos Relacionados

Copyright © 2021 Todos los derechos reservados a Masajes Eróticos Madrid || Diseñado y Desarrollado por Nessi Studio